Hermandad del Gran Poder

Gran Poder Gran Poder Gran Poder

Escudo del Gran Poder


Noticias


Historia

Capitulo I

Hermandad del Gran Poderfinales del año 1700 y a consecuencia del terremoto de Lisboa, quedó destruida en Coria una capilla llamada de la Magdalena, dicha capilla, debió ser bastante importante en su momento, ya que en su interior existían varias Hermandades y Cofradías, las cuales debieron ser distribuidas entre varios sitios del pueblo, alojándolas donde buenamente las autoridades eclesiásticas y miembros de las Juntas de Gobierno creyeron oportuno. Una de estas Hermandades, fue la nuestra llamada por aquel entonces, la del Señor de la Cruz  Acuestas (Jesús El Nazareno y Maria Santísima del Mayor Dolor), Mayor Dolor, porque había la tradición de pedir de casa en casa y siempre se nombraba a la Madre del Mayor Dolor.

Esta Hermandad paso a un lugar llamado Hospital de la Santa Caridad, centro que dependía del Hospital de la Santa Caridad de Sevilla y otros Organismos oficiales, fue fundado dicho centro en el año 1550. A mediados del año 1868 es necesario cerrar dicho Hospital pues se encontraba, debido a la primera, llamémosle guerra por parte de la marinería de Cádiz, que subió hasta Sevilla y se extendió rápidamente.

A la vista de estos destrozos, el Ayuntamiento decide reformar dicho Hospital, pero acondicionándolo para una escuela de niños pobres, pues como Hospital no era ya necesario, ni tampoco podía ya mantenerse, debido a su gran costo económico , por este motivo las autoridades, junto con el Cura Párroco y Arcipreste de la Villa, decidieron que nuestras imágenes pasaran a la Ermita del Cerro de San Juan y una vez allí, junto con la Hermandad de la Vera Cruz, hiciesen posible la restauración tanto de la Capilla, como de las imágenes que se encontraban bastante deterioradas. Es entonces cuando aparece según versiones verbales de algunos ancianos, el nuevo nombre de la Virgen que acompañaba al Cristo, que no era otro que el de Ntra. Sra. del Carmen, imagen que posiblemente pertenecía a una Capilla que también fue destruida y que se llamo Ermita del Carmen. Era una Capilla de marineros, encontrándose dicha Capilla en el termino de Coria hacia La Puebla, según los libros del Archivo del Palacio Arzobispal de Sevilla. Esta Ermita estaba situada junto a una de las márgenes del río Pudio y su Titular era una imagen de Ntra. Sra., toda de talla. En el año 1843 y debido a la perdida de la techumbre, fue necesario reubicar a las imágenes por la localidad.

Por el año 1900, la Hermandad gozaba de un gran prestigio y popularidad, siendo la única Hermandad que hacia correctamente su estación de penitencia, llevando un paso de Cristo, un paso de Palio y Hermanos Nazarenos acompañados de la Verónica.

En tiempos de la republica, año 1931, los destrozos y saqueos a Capillas e Imágenes era la tónica general, por suerte, nuestra Hermandad pudo recuperar la imagen del Señor y del Niño Jesús. no se hace mención de la de la Virgen, porque esta imagen, según fotografías antiguas, no pertenece a la que entregaron a la Hermandad. Las imágenes del Señor y de la Virgen, presentaban importantes mutilaciones, no así la imagen del Niño Jesús (imagen de barro cocido policromado) que es la que en la actualidad procesiona con la Virgen.

Fue nuestra Hermandad, la que primero se reorganiza y vuelve a hacer su salida Procesional por las calles de Coria (año 1937), según un acta recogida de aquella época, en la que además se da aliento a las demás Hermandades para que reorganizasen, ya que se encontraban destruidas, tanto moralmente como materialmente, tanto es así , que durante algunos meses, nuestra Imagen sustituyo a la de la Patrona en el Altar Mayor de la Parroquia.

Por tal motivo, el Cura Párroco decide sacarla en procesión por el jardín del cementerio antiguo, que daba a la parte trasera de la iglesia, fe de este hecho es el azulejo que se encuentra en la fachada de la torre....

Capitulo II



Hermandad del Gran Poderna vez reorganizadas las demás Hermandades, nuestra Hermandad seguía haciendo su salida de la Capilla del Cerro de San Juan Bautista, junto con la de la Vera Cruz, según podemos apreciar en fotografías de la época nuestra Hermandad ya se encontraba debidamente reorganizada siendo la única que por tradición continuaba con sus tramos de nazarenos penitentes que oscilaban alrededor de los 150, según acta de la fecha, por aquellos tiempos y debido a la incompatibilidad y falta de espacio en aquella Capilla, se reúnen las dos Juntas de Gobierno junto con el Cura Párroco y acuerdan que nuestra Hermandad debe buscar nueva residencia.

En vista de esto y guiados por el fervor y la devoción hacia sus titulares se reúne un grupo de Hermanos y deciden pedir permiso al Ayuntamiento y al Arzobispado de Sevilla  para que de una vez por todas dar por terminada la peregrinación por distintos templos de nuestra Hermandad, para ello se cuenta  con el apoyo de nuestro arcipreste el cual nos orienta para que hagamos una capilla en el jardín de la Parroquia, se pide el debido permiso al Arzobispado y se pone en marcha la construcción de la nueva capilla en el año 1937, en el sitio que había sido el antiguo cementerio de Coria, en la parte trasera de la Iglesia Parroquial de Santa María de la Estrella.

En el año 1938 se terminan las obras de nuestra Capilla y se bendice el 24 de abril del mismo año, una vez bendecida la Capilla se establece canónicamente nuestra Hermandad en la Parroquia de Ntra. Sra. de la Estrella, haciendo su salida tanto en Semana Santa como en el mes de Julio con motivo de la Virgen del Carmen año en que por primera vez la imagen de la Virgen se asoma al río, según fotografías de la época.

Debido a que Coria es tradicionalmente marinera se funda en Coria una nueva Hermandad de marineros de Ntra. Sra. del Carmen para lo cual contaban con la imagen de la Virgen y algunos enseres, pero no poseían sitio fijo donde establecerse y al final deciden que el lugar mas idóneo es el antiguo astillero pues esta Hermandad estaba prácticamente fundada por marineros, militares y civiles que por otra parte dependían de la comandancia militar de marina de Sevilla y aquellos eran unos los terrenos mas apropiados que pertenecían a la Junta del Puerto y eran de fácil acceso, mientras tanto pasa el tiempo la prometida la prometida Capilla de los marineros no se realiza, entre tanto la imagen de la Virgen del Carmen se encontraba en un altar provisional en la Parroquia de la Estrella.

La decisión adoptada por el cura párroco de entonces D. Manuel Marroco Merino, se oponía a que dentro del mismo templo existían dos imágenes de igual devoción, motiva a que la Hermandad de los marineros ofrezca a la del Nazareno su imagen y enseres para así fusionarse con la misma y formar una sola Hermandad.

Nuestra Hermandad convoca un Cabildo General de Hermanos y se acuerda unir ambas Hermandades, con ambas Juntas de Gobierno que se vería reforzadas. Habría que retirar del culto a una de loas dos imágenes de la Virgen. Se decide en Cabildo Extraordinario retirar la imagen de la Virgen propiedad de la Hermandad de Nazareno, pues era de entre las dos, la menos propicia para procesionar en paso de palio y de menor valor artístico pues después de los destrozos del año 1936 quedo mal restaurada.

La Hermandad atendiendo a motivos sentimentales decide que la imagen pase a la Capilla del Cerro y así definitivamente estuviese en un lugar de culto pero que no volviese a procesionar mas, según mandato del Sr. Arzobispo de Sevilla, el cual da todo por aprobado y así consta en la documentación de la época.

Las Hermandades siguen su curso ya unidas en una sola. También se acuerda que la imagen del Niño Jesús que tuviese mas valor artístico fuera la que portara la Virgen, por lo que se decide quedarse con el antiguo de barro policromado, obra de Cristóbal Ramos. Esto suscitó una pequeña polémica pero sin importancia, excepto en varias personas que se quedaron dolidas por tal decisión y aprovechando un descuido del sacristán de la Parroquia sustrajeron el Niño a la Virgen haciéndolo desaparecer durante varias semanas. Transcurrido el tiempo el Niño Jesús apareció sin haber sufrido ningún desperfecto.

Aproximadamente diez años mas tarde la Hermandad empieza a decaer tal vez por el descuido de algunos o los intereses de otros llegando incluso al extremo de no poder sacar las imágenes en sus pasos por la situación tan precaria en la que se encontraba.

Por iniciativa del cura párroco se saca en andas la imagen del Señor el Nazareno para hacer un Vía Crucis por las calles del pueblo, por lo menos que tuviésemos ese Miércoles Santo a nuestro Cristo en la calle, a lo que se unió una gran cantidad de gente joven y devotos. Tal vez esta decisión externa de lo que había sido la Hermandad y en lo que estaba convirtiendo  motivó a un grupo de jóvenes y devotos guiados por el Cura Párroco a encender de nuevo la llama de la Hermandad y luchar por lo que nos quedaba, así pues con el permiso del Sr. Arzobispo de Sevilla D. José María Bueno Monreal y apoyados por un Cabildo Extraordinario de Hermanos se acomete la empresa de levantar la Hermandad tanto espiritualmente como materialmente, quedando después de varios meses de polémicas constituida una nueva Junta de Gobierno.

A finales de la década de los sesenta y por iniciativa de algunos cofrades se reactiva. Para ello en primer lugar se decidió sustituir las imágenes titulares  por las que actualmente nos acompañan.

A partir de esas fechas la cofradía empieza a tener gran auge y devoción, aumentando considerablemente sus hermanos.

Las reglas que actualmente rigen a la Hermandad fueron aprobadas el 4 de diciembre de 1991 y constan de XIII capítulos y disposiciones transitorias.


Siguenos entwiterfacebook